lunes, 27 de enero de 2014

REVENGE 3x13

Cuando era una niña mi padre me despertaba siempre con la misma frase "la vida es un gran amanecer". Esas palabras modelaron la forma en que veía los amaneceres, pero después de que me arrebatasen a mis padres el sol de la mañana quemaba como el fuego. Ahí fue cuando aprendí lo que era el odio y que me saludaría al comienzo de cada día.


Muchos creen que nunca hay demasiado amor, que su calidez es una comodidad de la que nunca nos cansamos. Pero cuando el amor se convierte en obsesión, se autoconsume. La llama que lo alimenta se convierte en una llamarada de ira despiadada que lo consume todo, dejándonos confusos a merced de la frialdad del aire y del odio que deja atrás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario