sábado, 17 de noviembre de 2012

ANATOMÍA DE GREY 9x06


Los médicos nunca tuvieron todas las respuestas. Hubo un tiempo, cuando tú estabas enfermo, que drenamos tu sangre como si te hiciéramos un cambio de aceite. Constantemente tenemos que repensar lo que pensábamos que era cierto, y redefinirlo.

Puede dar miedo darse cuenta que has estado equivocado en algo. Pero no podemos tener miedo de cambiar de idea, de aceptar que las cosas son diferentes, que nunca serán lo mismo, para mejor o para peor. Tienes que estar dispuesto a dejar aquello en lo que solíamos creer. Cuanto más deseamos aceptar lo que es, y menos lo pensamos, nos encontraremos a nosotros mismos justo donde pertenecemos. 

lunes, 12 de noviembre de 2012

REVENGE 2x07

La penitencia es un sacrificio. Un castigo voluntario para mostrar arrepentimiento por un pecado. Cuanto más grave sea el pecado, mayor deberá ser el sufrimiento auto-infligido. Para algunos, la última penitencia es la muerte. Pero para otros, es simplemente un medio para lograr un fin. 



Para hacer penitencia adecuadamente, uno debe expresar arrepentimiento de sus propios pecados. Y realizar acciones para compensar el daño provocado por esos actos. Sólo cuando nuestras acciones están completas es cuando puede limpiarse la mancha por completo... Y la amnistía abre el camino a un nuevo comienzo.

ANATOMÍA DE GREY 9x05

A veces, las cosas simplemente están fuera de tu control. No puedes cambiarlas. No puedes forzarlas a tu voluntad. No importa si ya llegas 45 minutos tarde, si tu pelo no está peinado y no has hecho el desayuno, y estás perdiendo neuronas cada segundo que pasas aquí sentado, muriendo, muriendo por dentro. 



No dejes de respirar. Dejas de pensar cuando dejas de respirar. Respira. 

lunes, 5 de noviembre de 2012

REVENGE 2x06

Si elegimos hacerlo, podemos vivir en un mundo de cómoda ilusión. Podemos permitirnos dejarnos engañar por falsas realidades, o podemos utilizarlas para ocultar nuestras verdaderas intenciones. 


Para tener éxito creando una ilusión lo primero que necesitas es confianza. Pero para que la ilusión sea perfecta, la falsa realidad debe parecer tan auténtica cómo la que oculta. Hay que prestar mucha atención a todos los detalles. La más ligera imperfección puede, cómo pinchar un globo, reventar la ilusión. Y la verdad detrás de la ilusión acaba saliendo a la luz.