lunes, 28 de abril de 2014

Revenge 3x20


Una revolución comienza cuando los deseos de muchos están dirigidos por las acciones de uno. Es una onda de cambio que empieza cuando se lanza la primera piedra a los que tienen el poder, y sólo termina cuando una de las partes cae derrotada o si dos partes se convierten en una. 


Para triunfar, una revolución requiere una absoluta dedicación contra los enormes obstáculos. En cualquier momento la corriente puede girar y cada baja aviva el fuego de ganar a cualquier coste, porque lo único seguro en una revolución es que el inocente será el primero en caer.

jueves, 17 de abril de 2014

Revenge 3x19

La victoria nunca se puede alcanzar a solas. Las alianzas deben forjarse para vencer a fuerzas superiores. Algunas nacen de una meta compartida, otras de la necesidad más desesperada. Pero para que una unión tenga éxito uno debe decidir si un aliado es un verdadero amigo o un enemigo disfrazado.


Las alianzas pueden reunir a viejos amigos de las formas más inesperadas, poniendo a prueba los vínculos más fuertes de todos. Pueden llevar a la mayor de las victorias o a la derrota final.

Mentes criminales 9x21

En cuestiones de la verdad y justicia, no hay diferencia entre problemas grandes y problemas pequeños, porque los temas referentes a cómo tratar a la gente son siempre iguales.


lunes, 7 de abril de 2014

Revenge 3x18

De niños nos asustamos al ver la sangre, no dándonos cuenta de que significa familia, lealtad y es la esencia de la vida. Pero por muchas virtudes que tenga hay una realidad inevitable, la sangre a menudo es la hija del dolor y un violento recordatorio de que puede quitarte cualquier cosa en un abrir y cerrar de ojos.


sábado, 5 de abril de 2014

ANATOMÍA DE GREY 10x18

Una persona normal se toca la cara unas dieciocho veces cada hora que está despierta. Eso te hace susceptible a infecciones unas cien veces al día. La infección tiene el desagradable hábito de sacar provecho de nuestros comportamientos diarios; se extiende al tocar puertas, escritorios, botones de ascensor, bolis, tazas compartidas, incluso el dinero. Todo lo que podemos hacer es hacer lo que podamos para evitar que se extienda porque una vez sale fuera, la infección normalmente gana.




Es un hecho conocido que los médicos son los peores pacientes. Ignoramos nuestros síntomas hasta que estamos boca abajo en el suelo. Nos gusta pensar que somos de una especie diferente a nuestros pacientes, pero ninguno de nosotros somos invencibles. Finalmente, tenemos que hacer frente al hecho de que somos humanos. Y que a veces, incluso el más poderoso de nosotros necesita ayuda.