lunes, 27 de enero de 2014

El lobo de Wall Street

- Sr. Hanna, ¿qué puedo traerle en esta gloriosa tarde?
- Bueno Héctor aquí tengo el plan del juego. Nos traerás dos martinis, ya sabes cómo me gustan, sin hielo. Luego, precisamente 7 minutos y medio después de eso nos traerás dos más, luego… dos más después de eso cada 5 minutos, hasta que uno de nosotros se desmaye. 
- Excelente estrategia señor.
- Estoy bien con agua, pero gracias. 
- Es su primer día en Wall Street. Dale tiempo


- El nombre del juego. Mover el dinero del bolsillo de tu cliente hacía el tuyo. 
- Pero si puedes hacerle ganar dinero al cliente al mismo tiempo es beneficioso para todos, ¿no?
- No

Jordan, te daré un consejo legal ¡Cállate la puta boca!

Mi nombre es Jordan Belfort. Soy un ex miembro de la clase media criado por dos contadores en un pequeño departamento en Bayside, Queens. Cuando cumplí 26 años ya era el jefe de mi propia firma de inversiones. Hice 49 millones de dólares, lo que me molestó porque me faltaron tres millones para hacer un millón por semana. 


¡No voy a morir sobrio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario